Hoy os traigo unas reseñas algo diferentes. En el canon actual de Star Wars hay varios cómics que funcionan como series regulares que vertebran el esqueleto donde se inervan las películas, como puedan ser Darth Vader (2015) / (2020) y Star Wars (2015) / (2020), así como pueda ser la actual The High Republic (2021). Pero también hay un buen puñado de historias que a diferencia de historias como Darth Vader: Lord Oscuro (2017) o Poe Dameron (2016) que son series largas pero limitadas, tenemos varios cómics que funcionan como los relatos en cuanto a su narrativa: historias breves y autoconclusivas.

La mayoría de estas historias sirven o bien para introducir elementos o bien para presentar y desarrollar a personajes ya conocidos del canon como Darth Maul, Mace Windu o el mismo Anakin. Otras, como tres de las que hablaré hoy, están directamente relacionadas con productos audiovisuales como las películas, las series o los videojuegos.

En estas entradas os hablaré de un pequeño puñado de estas entradas porque son historias tan concentradas que no dan lugar a una entrada propia, pero algunas de ellas son muy interesantes. Empecemos:

El ascenso de Kylo Ren (2019) de Charles Soule:

¿Alguna vez te has preguntado qué ocurrió con los alumnos de Luke tras ver alguna de las secuelas? ¿O qué ocurrió después de que Ben Solo viera cómo su tío trataba de matarle? Este cómic nos desvelará esa historia. Aunque debería de haber aparecido antes o inmediatamente después de El despertar de la Fuerza, dado que no tenían mucha idea de lo que pretendían contar porque El ascenso de Kylo Ren se ha publicado ya terminada la trilogía.

A lo largo de sus páginas veremos cómo Ben Solo huye de Luke siguiendo las voces de Snoke hasta la misma estación espacial que será el escenario de la novela de la Antigua República Into the darkness de la gran Claudia Gray. Allí Snoke seguirá tentándole con el Lado Oscuro y le guiará hacia los Caballeros de Ren en aquella época comandados por Ren, un misterioso hombre sensible a la Fuerza. Así, Ben Solo comenzará un camino hacia el Lado Oscuro mientras es perseguido por sus antiguos compañeros de la Academia.

Al mismo tiempo, tenemos un pequeño flashback donde Ben Solo viaja junto a Luke y Lor San Tekka a un antiguo puesto de avanzada Jedi en Elphrona, que aparece en la novela La luz de los Jedi de Charles Soule, donde tuvo su primer encuentro con los Caballeros de Ren y que le dejó su impronta.

Es un cómic imprescindible para comprender mejor al personaje de Ben Solo, pero no tanto como contexto para las propias películas y no hace prácticamente nada por el desastre de El ascenso de Skywalker.

Lealtad (2019) de Ethan Sacks:

Al igual que el cómic anterior, Lealtad forma parte de «Camino a El ascenso de Skywalker» y nos presenta a la tripulación del Halcón Milenario en misión diplomática en Mon Cala con el fin de conseguir apoyos en su lucha contra la Primera Orden tras ser derrotados en Crait en Los últimos Jedi.

El cómic comienza con la Primera Orden arrasando Tah’Nunha por ser sospechosos de haber ayudado a la Resistencia de la General Organa, dejando claro así que han aprendido de los errores del Imperio (me río de esto visto lo visto). Este evento llega a oídos de Leia y es cuando realmente empieza la historia.

Rey, por su parte, está entrenando por su cuenta contra criaturas mientras que Finn y Poe tiran de los pocos contactos que les quedan a fin de conseguir naves o equipamiento, lo que les llevará a la luna de Avedot, pero nada es tan fácil. Así todo, nuestros protagonistas se dividirán en dos grupos: unos a Mon Cala y otros a Avedot, para resolver una historia insulsa que no aporta absolutamente nada al canon ni perfila a los personajes.

Se puede obviar por completo.

Jedi: Fallen Order – Dark temple (2019) de Mathew Rosenberg:

Es una precuela del maravilloso videojuego de Respawn Jedi: Fallen Order (2019) donde seguiremos los pasos de la Jedi Cere Junda en su época como Padawan con Eno Cordova como Maestro. Eno se muestra de lejos más interesado en investigar y preservar la historia de la Orden que en los asuntos propios de esta. Este interés lo llevará junto a su Padawan a un antiguo templo Jedi en el planeta Onthotho.

En Onthotho se verán envueltos en una guerra civil por el territorio entre la capital del planeta y una pequeña región donde resulta estar el templo. Tras la destrucción de su transporte con ambos dentro, Cere Junda se ve separa de su Maestro y en las garras de la facción que controla el templo.

Hay un par de fragmentos que conectan con el videojuego y nos muestra cómo la Segunda Hermana encontró a Kal Kestis y a Cere Junda en Bogano, algo que se deja en el aire en el videojuego.

Es muy entretenido y hace muchísimo por presentar tanto a Cere Junda como a Eno Cordova y la relación entre estos. Pero siento que necesita un segundo volumen que nos cuente la época de Caballera Jedi de Cere y su época como la maestra de Trilla Suduri durante la Orden 66.

Darth Maul (2017) de Cullen Bunn:

Ubicado años antes de La amenaza fantasma, Darth Maul nos presenta a un Maul todavía aprendiz, pero con los rasgos muy diferente al que conocemos: impulsivo, impaciente e imprudente. Ávido de nuevos retos, ha ido por la galaxia enfrentándose a toda criatura que se le ponía en su camino, pero en su haber no hay ningún Jedi. A pesar de que Darth Sidious le prohíbe acercarse a ellos, Maul no ceja en su intento.

Ayudado por cazarrecompensas como Cad Bane o Aurra Sing, se propone salvar a la Padawan Eldra Kaitis que tras ser secuestrada va a ser subastada a los distintos sindicatos criminales. Tendrá que darse prisa si quiere ser quien acabe con ella.

En este cómic entendemos las pasiones que dominan a Maul y el hambre de sangre y muerte que siempre le han dominado. Siempre deseando conflictos mayores, una fuerza que de no ser detenida podría destrozar a muchos Jedi.

Lando (2015) de Charles Soule:

Nuestro querido Lando (el caricias) se encuentra en la situación en la que muchas veces ha estado a lo largo de su vida: debe dinero a quien no debería. Así que su gran plan para solucionarlo es robar una obra de arte a una gobernadora imperial con fama de implacable. Pero como nuestro Lando siempre se sale con la suya por la vía del carisma, consigue que esta le entregue la obra de arte… Pero la pieza no vale tanto como para saldar la deuda y termina en una misión mucho más peligrosa que tener una deuda: robará una nave del Emperador llena de artilugios extraños.

Con esta premisa veremos una suerte de cómic de atracos que no tardará en volverse en una historia de terror para nuestro amigo Lando y su mano derecha Lobot. También volveremos a ver a Chanath Cha, a quien Vader perdonó la vida en Darth Vader: Lord Oscuro y que ha crecido como cazarrecompensas haciendo trabajos para el Imperio hasta el punto de que el mismísimo Emperador contactará con ella para recuperar su nave robada.

En las entrañas de la nave volveremos a encontrarnos con Momin y aprenderemos un poco sobre los Sith y sus reliquias mientras nuestros protagonistas intentan escapar de una nave que intentar acabar con ellos.

Es una lectura muy entretenida que merece la pena sólo por lo que plantea en el canon.

Hasta aquí mi primer recopilatorio. El canon puede ser un lugar muy agobiante y muchas de las historias no son más que puro nicho, es decir, son irrelevantes para el conjunto si lo que te interesan son las películas y poco más. La mayoría de las novelas y cómics no son más material que explora aspectos o personajes que en las películas se suelen dejar al margen.

En España los derechos de la publicación de Star Wars recae en manos de Planeta Cómic y mientras en las novelas sus traducciones son geniales, no es así en cómic. De las obras de hoy podréis encontrar todas en esta editorial salvo Jedi: Fallen Order – Dark Temple que no ha salido ni saldrá en España.